-->
Cine Gay. Películas gays

Alejandro Amenábar, director

Alejandro Amenábar, director gay
Alejandro Amenábar, director gay 1

Aunque todavía no ha incluido personajes gays en ninguna de sus películas, Alejandro Amenábar ha sido clave para la normalización de la homosexualidad en países hispanos desde su salida del armario en 2004. 

Alejandro Amenábar, director gay


De padre chileno y madre española, Alejandro Amenábar nació el 31 de marzo de 1972 en Chile. Cuando él apenas tenía un año de vida, su familia se trasladó a Madrid, donde vivirían en una caravana hasta que el niño cumplió los seis años. Sus padres le instruyeron en la lectura, el cine y la música, lo que sin duda ayudó a su futuro como guionista, director y compositor, labores que realizaría en casi todas sus películas, sumando un total de 9 premios Goya. 4 de estos se los debe a Mar adentro (2004), por la que también ganó el Oscar a mejor película extranjera y cuyo estreno aprovechó para anunciar públicamente su homosexualidad. 

Alejandro Amenábar, 1

Se trataba de una película muy diferente a sus tres anteriores, todas ellas de terror y gran impacto. Fue José Luis Cuerda quien confió en él y produjo su primera película, Tesis (1996), por la que ganó el Goya a mejor director novel. Abre los ojos (1997) le abrió las puertas de Hollywood, gracias al interés mostrado por Tom Cruise y Nicole Kidman, por aquel entonces pareja. El primero protagonizaría el remake, Vanilla Sky (Cameron Crowe, 2001) y la segunda el siguiente film de Alejandro Amenábar: Los otros (2001), rodada en inglés, como lo sería Ágora (2009) ocho años después, esta vez con un presupuesto de 50 millones de euros. 

Alejandro Amenábar, 2

Aunque todavía no ha incluido el tema de la homosexualidad en su cine (ni un solo personaje homosexual siquiera), Alejandro Amenábar es muy natural sobre su sexualidad y afirma que nunca se negará a dar la cara por la comunidad gay si ello puede ayudar a la normalización de la misma. No obstante, su seriedad y sencillez han contribuido más a esto de lo que cualquier película podría hacerlo.

Reportaje de Juan Roures
Felix Redondo