-->
Cine Gay. Películas gays

Crítica de Shelter, 2007

Zach y Shaun

Shelter (2007) no es sólo una de las películas más importantes del cine independiente de la hornada que salió aquel año, sino un film homosexual que se aleja de todos los tópicos y clichés sobre la representación de los gays en el cine.

Zach y Shaun

Shelter es una película sencilla, de bajopresupuesto rodada con mucho amor


La película narra la historia de amor de dos jóvenes surfistas, que poco a poco irán sintiendo una atracción entre ambos. Uno de ellos, es el hermano mayor del mejor amigo del otro, lo que se prestará a que la relación se lleve a cabo con cierta cautela.

La película Shelter (2007) trata de mostrarnos el desarrollo de una relación homosexual, sin caer en los tópicos de los personajes malditos. Aquí, vemos a tipos llanos, con vidas más o menos ajetreadas como las de cualquiera de nosotros, si bien Zach, el protagonista, deberá hacer de padre improvisado de su sobrino. El film ofrece un aspecto realista y muy "moderno" de la homosexualidad, en el contexto de un sin par de olas para hacer surf que recuerdan al film Le llaman Bodhi (1991).


Zach y Shaun

En Shelter se aborda la problemática del que dirán los demás ante una la salida del armario de los personajes. El joven protagonista tiene un papel algo más complicado debido a su mayor inexperiencia y menor picardía que Shaun, el personaje mayor. Sin embargo, la película puede considerarse una historia de amor playera, que bien podría haber ocurrido entre un chico y una chica, ofreciendo las problemáticas de ambos. Por tanto, la producción resulta perfecta como el ejemplo de un nuevo cine gay, que ya ha dejado de serlo en la forma para descubrirse más a través del contenido, de los propios personajes.

Shelter no es un film con grandes pretensiones y menos aún de gran presupuesto. Se trata de una historia modesta, con actuaciones solventes y genuinas, que sabe explotar los silencios, las pausas y recrearse con el ambiente que rodea a las personas.

Zach, su pareja y hermano

El joven protagonista aprenderá a ir aceptando su homosexualidad, como algo que le es propio. Al igual que los pájaros aprenden a volar y algún día se tienen que "tirar" del nido; Zach irá poco a poco mostrando sus preferencias de deseo hacia los chicos, algo que él jamás verá como un trauma. Más bien, es parte de su entorno familiar la que se verá algo traumatizada, afectándole al protagonista de manera indirecta, no porque él se vea preso de ninguna tragedia interior. En definitiva, Shelter (2007) es un film muy recomendable, una joyita que nos dejó el año 2007, que se aleja bastante de los tópicos del cine gay (F.R.).


Felix Redondo