-->
Cine Gay. Películas gays

Crítica de Hamam, el baño turco, 1997

Film Hamam, el baño turco

Film Hamam, el baño turco

Con Hamam, el baño turco (1997), el director Ferzan Özpetek, autor también de las películas gays El hada ignorante (2000), Tengo algo que deciros (2010) o MagnIfica presenza (2012) rueda una de las historias más sensuales del cine gay, ambientada en Estambul.

La película aborda un viaje de transformación espiritual de Francesco, un hombre italiano, que acude a Estambul a recoger una herencia de su tía, ya fallecida. La primera sorpresa de la herencia es el hamam o baño turco que su tía le lega y que él querrá volver a poner en funcionamiento. La segunda sorpresa es que descubrirá que es homosexual, cuando conozca al turco Osman, familiar de los antiguos cuidadores del hamam.


El viaje y traslado a Estambul es la ocasión que ve el protagonista, recientemente separado de su mujer Marta, para dar un nuevo sentido a su vida, cambiar de aires y de cultura.

La película Hamam, el baño turco (1997) trata de vendernos un Estambul de ensueño, más mitológico que real. Y es que la actualidad de esta ciudad no es muy diferente de la del resto de países occidentales. Los hamanes o baños turcos son más una atracción turística que un recurso frecuente al que acudan sus ciudadanos. Pero no cabe duda de que es muy cinematográfico y sensual presentarnos un argumento que se desarrolla en uno de estos complejos del agua, tan místicos y eróticos.

La película tiene escenas de gran belleza. El hecho de rodar dentro de un hamam ya invita al espectador a sentirse en un mundo diferente. Además los protagonistas Francesco y el turco Osman (Halil Ergün) nos regalan escenas de gran sensualidad juntos. Hamam, el baño turco (1997) no sólo supone un viaje a Turquía por parte de un italiano, sino que el amor entre los dos personajes da pie a una interrelación cultural más profunda.

El film hará las delicias de todos los enamorados de Estambul, esa región única entre las fronteras de Europa y Asia, deleitándonos con bellos paisajes y aromas, a la vez que invitándonos a cruzar el estrecho del Bósforo en un viaje de placer. Mi pregunta es:

¿Cuánto habrá contribuido Hamam, el baño turco (1997) a proyectar Estambul como destino turístico gay en el mundo?

(F.R.C.)



HAMAM, EL BAÑO TURCO, 1998www.cinegay.org
Felix Redondo