-->
Cine Gay. Películas gays

Crítica de House of Boys

Crítica de House of Boys

House of Boys, del año 2009, es una interesante película sobre el mundo gay de la noche, del ambiente, de lo turbio y misterioso, del lado más oscuro de las personas de la comunidad LGTB.

Es una película que engaña, porque comienza con un tono de comedia adolescente y va progresando como un drama lacrimógeno.

House of Boys, film, 1

Y es que estamos ante un film que resulta entretenido, pero a la vez genera dudas e interrogantes acerca del sentido que las personas gays dan a sus vidas.


En cierto modo, no es infrecuente que la juventud LGBT se encuentre con crisis de identidad y de rebeldía ante una sociedad homófoba que se ha reído de ella.

Si sumamos la necesidad de experimentar cosas de los jóvenes junto al hecho de ser gay o lesbiana, podemos tener combinaciones peligrosas, como es la que lleva al protagonista Frank a sumergirse en el mundo de los espectáculos de baile para hombres gays, que abundan en cabarets y demás bares del ambiente de la noche.

House of Boys, film, 2

Por otro lado, la película House of boys es una nueva incursión en la problemática del VIH en su máxima expansión en los años ochenta. En este sentido, es una muestra interesante de los desgarros que causó esta enfermedad.

El film llega a ser demasiado realista mostrando los efectos del sarcoma de Kaposi en su máxima viralidad. No obstante, creo que es bueno que se conozcan estas realidades.

House of Boys, film, 3

En mi opinión, este film destaca sobre todo por su música, que es su mejor baza, la cual atrapa y envuelve al espectador en un mundo de descubrimiento, que es al que Frank se enfrenta tras independizarse de sus padres y buscar las nuevas aventuras en la ciudad.

Me gusta que la película tiene un tono gamberro, ubicada en esos polémicos años ochenta donde la droga y la suberversión eran terreno común. Estábamos ante una juventud deshinbida y caótica, que resulta muy atractiva en el cine, aunque las consencuencias en la vida real hayan sido muchas veces trágicas.

En conclusión, una buena peli y bastante recomendable sobre los estragos del vih y el ambiente de los bares y cabarets gays de los años ochenta.

Crítica de Félix Redondo.

Felix Redondo