AZUL Y NO TAN ROSA, 2012. Película gay

Azul y no tan rosa



Azul y no tan rosa, 2010

Diego, de la película gay Azul y no tan rosa, 2010

Cuando más a gusto me encontraba con mi amor Fabrizio, se presentó en Venezuela mi hijo español Armando al que no veía desde hacía doce años. La idea de que se enterase de que su padre era homosexual no me gustaba en un principio. Sin embargo, no podía ocultarte a mi hijo mi orientación y menos a mi chico Fabrizio.

Azul y no tan rosa, 2012, gay

Sin embargo, mi acercamiento a Armando fue muy difícil, ya  que éste venía con muchos reproches para haberme desentendido de él durante tanto tiempo. Junto a esto, un panda de homófobos de mala muerte propinaron una brutal paliza a mi novio Fabrizio que le mandó directo al hospital.

No todo estaba perdido con mi hijo. Sabía que podía ayudarle a entender el por qué le abandoné y a la vez hacerle saber que estaba dispuesto a darlo todo por él, ahora que había vuelto a mi lado.


Preguntas para el debate de la película Azul y no tan rosa, 2010

Azul y no tan rosa, 2012, poster

¿Por qué crees que muchos chicos gays acaban casándose con mujeres?

¿Es más tormentosa y más dura la vida amorosa de las personas gays?

¿Cómo es ser gay en Venezuela y en el resto de Latinoamérica?