-->
Cine Gay. Películas gays

Steven Carter, personaje gay de Get Real


Steven Carter de Get Real

Steven Carter de Get Real


PAÍS:  Inglaterra
EDAD: 16 años (aprox.)
FAMILIA: padres conservadores pero comprensivos, especialmente la madre
AMOR: enamorado de John Dixon, compañero popular de clase, quien no tiene claras las cosas y a veces le obliga a ser lo que no quiere ser
DESCRIPCIÓN: noble, soñador y agradable
ASPIRACIONES: ser aceptado tal y como es en el instituto y demostrar que la homosexualidad no es ninguna enfermedad.
IDENTIDAD: solo su mejor amiga sabe que es gay, aunque él trata de llevar una adolescencia normal y liarse con chicos en el bosque; pronto se da cuenta de que no quiere vivir en secreto
CRISIS: ¿vivir una mentira o sentirse libre?

Steven Carter, Get Real

En la película Get Real (1998) resulta imposible no enamorarse de Steven, un joven que se encuentra atrapado en armario en el que la sociedad homófoba condena a los gays. Con Steven Carter aprendemos que la lucha por ser uno mismo es algo muy loable, cuando no existe ningún tipo de amenaza para la sociedad.


Y es que ser gay y adolescente a la vez no resulta nada fácil, en una etapa de nuestras vidas caracterizada por el culto a las apariencias. Como vemos en Get Real (1998), mientras los personajes masculinos del entorno colegial de Steven se muestran como "gallos de pelea" y "tipos duros", nuestro protagonista rechaza ser como ellos. La negativa a participar de los juegos y pruebas de hombría por parte de Steven Carter nos dice que él no está dispuesto a pensarte bajo del "modelo de masculinidad dominante".

Por otro lado, la película nos muestra a un Steven Carter que lucha por explorar su homosexualidad y tener encuentros con otras personas. Enamorarse de uno de los chicos más populares y a la vez "prototípicos" del "macho escolar" le llevará a un valle con más lágrimas que alegrías, no faltando las últimas.

A través de Steven Carter aprendemos que una persona homosexual no está condenada a ser el segundo plato de nadie, que los gays tienen derecho a enamorarse y pedir a su pareja una relación de correspondencia (de nada vale sólo quedar para los desfogueos carnales).

Finalmente, la historia de Steven Carter es la de un muchacho como cualquiera de nosotros, que sólo quiere amar y sentirse amado. Y como él mismo dice "no hay nada de malo en ello".

Felix Redondo